Después de un vigoroso giro de la manivela, suavemente se pisa el pedal del acelerador, produciendo el sonido que todos han estado esperando. Quienes están alrededor sacan sus teléfonos inteligentes, los dueños de cafeterías salen a sus terrazas y rostros curiosos aparecen en las ventanas de los antiguos edificios históricos. Todos saben que no es el rugido de un coche común. ¡Y tienen razón! La poderosa letanía de sonidos proviene del motor de cuatro cilindros de 1.1 litros refrigerado por agua de un Austro-Daimler ADS-R, un automóvil de carreras diseñado por Ferdinand Porsche hace más de cien años. Actualmente, es el modelo conducible más antiguo en el Museo Porsche, y el hombre que hace girar la manivela es Jan Heidak, mecánico de vehículos y el empleado más joven en el taller del museo. Él y su jefe Kuno Werner pasaron meses trabajando en el automóvil antiguo para ponerlo en marcha nuevamente. Hoy lo están llevando de regreso a su lugar de nacimiento en Wiener Neustadt, Austria, a pedido de Christophorus.

 

The return of the Austro-Daimler ADS-R "Sascha" to Wiener Neustadt in the 9:11 magazine.

El sueño de un visionario

Ferdinand Porsche comenzó a trabajar en su idea revolucionaria en 1920. En ese momento, el ingeniero, de 45 años de edad, era Director General del fabricante de automóviles Austro-Daimler en Wiener Neustadt, a unos 60 kilómetros al sur de Viena. Su visión era desarrollar un coche pequeño, ligero y asequible para la gente y producirlo en grandes cantidades. Porsche, que ya era un diseñador reconocido incluso en aquel entonces, estaba décadas por delante de la motorización en masa. Encontró un aliado en Alexander Joseph Graf Kolowrat-Krakowsky, conocido como Sascha. Kolowrat no solo era co-propietario de Austro-Daimler, sino también productor de cine y apasionado fanático del automovilismo. El automóvil de producción en serie planeado requería la aprobación de la Junta Directiva de Austro-Daimler, que se mostraba escéptica respecto al proyecto. Porsche estaba seguro de que todo lo que se necesitaba para convencer a los críticos era llamar la atención positiva después de una carrera. Así que, además del pequeño automóvil originalmente planeado con una cilindrada de solo 1.100 cc, también diseñó una versión de carreras, el ADS-R. Debido a que Kolowrat financió el proyecto, el vehículo recibió el nombre de Sascha en su honor. El resultado fue un automóvil de carreras ligero de 598 kilogramos, un hito en el camino hacia el automóvil de cuatro plazas planeado.

Cuatro prototipos celebraron su estreno en 1922 en la Targa Florio, la audaz carrera de carretera a través de las montañas de Madonie en Sicilia. Los vehículos no estuvieron listos hasta justo antes de la carrera. Los empleados de Porsche pintaron los cuatro cuerpos de aluminio de color rojo durante el viaje en tren para asegurarse de que no destacaran y fueran robados en Italia. Para que fueran más fáciles de identificar a lo lejos, Kolowrat aplicó símbolos de naipes a los cuerpos.

Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 1922, Porsche AG
"Sascha" y sus creadores: uno de los cuatro prototipos en la carrera Ries de 1922, en Graz (Austria), con el conde Alexander Kolowrat a la izquierda y el joven Ferry Porsche y su padre Ferdinand detrás de él a la derecha.
Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Targa Florio, 1922, Porsche AG
Estreno en Sicilia: el Austro-Daimler ADS-R en la Targa Florio de 1922, con Lambert Pocher al volante del coche con el número 3 y Ferdinand Porsche, con gorra, detrás de él.
Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 1922, Porsche AG
El 2 de abril de 1922, los coches de carreras regresan de la 13ª Targa Florio. Los reciben frente a la entrada principal de la fábrica Austro-Daimler.

De los tres que compitieron en la clase de 1.1 litros, uno, conducido por Kolowrat mismo, tuvo que retirarse debido a problemas de motor y los otros dos aseguraron una victoria 1-2 en la clase. Equipado con un motor de 1.5 litros, el cuarto coche de carreras Sascha compitió contra la competencia en la clase abierta y, después de 432 kilómetros, 6,000 vueltas y pendientes de hasta el 12.5 por ciento, aseguró el puesto 19 en la clasificación general, con una velocidad máxima de 144 km/h.

La prensa italiana aclamó al ADS-R como "la revelación de la Targa Florio". Lo más impresionante es que Sascha compitió contra vehículos con motores hasta cinco veces más potentes, y su velocidad promedio fue finalmente solo 8 km/h menos. La Junta Ejecutiva de Austro-Daimler también se dio cuenta de lo ocurrido, pero se abstuvieron de tomar medidas. Así que Sascha continuó compitiendo, ganando otras 22 de las 52 carreras. Y aún así, la Junta Ejecutiva finalmente rechazó la producción en serie por razones financieras y debido a la inflación, afirmando que Austria era demasiado pequeña para ofrecer un mercado adecuado. Así que solo quedaron los pocos prototipos del ADS-R y la idea de Ferdinand Porsche de un automóvil ligero y asequible, que él seguiría persiguiendo sin desanimarse.

 

El conde Kolowrat, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, Porsche AG
Un tramo sobre tierra: el propio conde Kolowrat conduce uno de los cuatro prototipos en los entrenamientos previos a la carrera de Riederberg, en Baja Austria.
Austro-Daimler ADS-R “Sascha”, Austria, 2023, Porsche AG
Jan Heidak en el parque de la Academia de Wiener Neustadt.

Finalmente en casa

De regreso a Wiener Neustadt en 2023. Muchos edificios en la soleada Herrengasse están protegidos como monumentos históricos, algunos de los cuales se remontan a la Edad Media. Jan Heidak pisa el acelerador y -después de más de cien años- las ruedas de Sascha comienzan a girar de nuevo. Recorre las calles del casco antiguo, rodea la catedral de estilo románico tardío y pasa por la puerta de la torre Reckturm del siglo XIII. Así más o menos debió haber sido cuando la gente de Wiener Neustadt tuvo el placer de verlo pasar hace tantos años. Si bien muchos de los monumentos de Porsche, como los pabellones de la fábrica Austro-Daimler, ya no están, calles como Ferdinand-Porsche-Ring rinden homenaje al patrimonio histórico.


Hoy en día, Heidak es el único que sabe cómo se siente conducir el coche de carreras. "Sascha fue construido para otros tipos de superficie de carretera. En realidad, tenemos demasiada adherencia, somos demasiado rápidos y experimentamos altas fuerzas", explica durante una pausa. "Pero aún así es muy divertido. Puedes sentir cada vibración. Escuchar cómo funciona el motor. No hay dirección asistida, así que se necesita mucha fuerza y sensibilidad". También es imprescindible usar gafas, ya que las ruedas delanteras levantan polvo del camino. Pero a Heidak le encanta todo eso. "Y es un honor absoluto conducir por este paisaje".

Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG

Aprendiendo de Ferdinand Porsche

Luego, vuelve al automóvil de carreras. No hay cinturón de seguridad, ni luces. Hay un asiento de emergencia para el mecánico al lado del asiento del conductor, lo cual era común en los automóviles de carreras en ese momento. Los pedales también son inusuales: el embrague está a la izquierda, el freno a la derecha y el acelerador en el medio. "No nos dimos cuenta de cuánto había que entender sobre Sascha hasta que comenzamos el proyecto", explica el Gerente de Taller Kuno Werner. "Cuando estábamos trabajando en el tren motriz, tuvimos que pensar como lo hacían los diseñadores en ese entonces". Hay más de 700 vehículos históricos en el Museo Porsche, pero muy pocos de este período.

"Los frenos de tambor con cables, por ejemplo, son muy inusuales hoy en día", explica Werner. "Para el motor, contamos con la ayuda de un experto en motores de antes de la guerra". Se tuvieron que producir algunas herramientas especiales antes de que pudiera comenzar la restauración, momento en el cual los expertos reconocieron las primeras características de ADN de los Porsche actuales. "Diseño ligero de aluminio, el centro de gravedad bajo", dice Werner. "Esos son un hilo común a lo largo de la historia de nuestro automóvil deportivo". El aluminio era aún más caro en ese entonces que hoy en día. Aun así, Ferdinand Porsche tomó la decisión de usarlo para aumentar el rendimiento, lo cual también está estrechamente relacionado con el nombre Porsche hoy en día.

Alfred Neubauer y el mecánico Georg Auer, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 1922, Porsche AG
Alfred Neubauer y el mecánico de carreras Georg Auer en la zona de pruebas de Austro-Daimler en 1922. Hoy en día, solo una sección de la pista y un panel informativo en Wiener Neustadt recuerdan su existencia.
Austro-Daimler ADS-R “Sascha”, Austria, 2023, Porsche AG
Jan Heidak y Kuno Werner vuelven a poner en marcha el motor de cuatro cilindros en línea.
Austro-Daimler ADS-R “Sascha”, Austria, 2023, Porsche AG
Prueba con éxito. Tras dos días en Wiener Neustadt, Jan Heidak y Kuno Werner hacen balance: “Sascha” funciona hoy tan bien como hace más de cien años.

El renacimiento es solo el comienzo

Es la tarde y de repente el coche no arranca. Intentamos darle marcha, empujarlo, pero nada ayuda. Un nerviosismo se apodera del equipo. Excepto Werner y Heidak. Sin intercambiar muchas palabras entre ellos, se ponen manos a la obra. Saben exactamente lo que están haciendo. Y ni siquiera 15 minutos después, escuchamos el sonido ahora familiar del coche de carreras. "Tuvimos que cambiar una bujía", explica Werner. "Es completamente normal que algo así ocurra cuando conduces un coche tan antiguo. Lo estábamos esperando". Werner mismo es la prueba de que nunca dejamos de aprender. Lleva casi 27 años en Porsche y aún así, el proyecto fue un desafío.

"Cuando empezamos, no sabía mucho sobre Sascha", dice el hombre de 49 años. "Para mí, la historia de la compañía comienza más tarde. Pero es interesante cuando te adentras más en la historia de la compañía y descubres muchas cosas con las que ya estás familiarizado en otros vehículos". El coche de carreras ahora funciona igual que antes: un peso ligero de 598 kilogramos, 50 PS a 4,500 rpm, un motor de cuatro cilindros en línea con árbol de levas arriba y una cilindrada de 1,100 cc. "Es un trabajo de ensueño", dice Heidak cuando se le pregunta sobre la experiencia. "Trabajamos en un taller de museo con vehículos de más de cien años de historia automovilística. Y uno de esos puntos destacados es Sascha. Es extraordinario".

Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG
Durante la restauración, se reconstruyeron elementos del equipamiento del Austro-Daimler ADS-R para que fuera fiel al original.
Jan Heidak, supervisor técnico de vehículos en el taller del Museo Porsche, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG
Jan Heidak, supervisor técnico de vehículos en el taller del Museo Porsche, prepara el "Sascha" para el paseo por Wiener Neustadt.
Jan Heidak, supervisor técnico de vehículos en el taller del Museo Porsche, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG
Una imagen de tiempos pasados: "Sascha" delante de la catedral de Wiener Neustadt, hoy conducido por Jan Heidak.
Jan Heidak, supervisor técnico de vehículos en el taller del Museo Porsche, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG
Hace mas de cien años, "Sascha" también podría haber visitado la torre Reckturm, del siglo XIII.
Jan Heidak, supervisor técnico de vehículos en el taller del Museo Porsche, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG
En el parque de la Academia, Heidak lleva el "Sascha" junto al arroyo Mühlbach.
Jan Heidak, supervisor técnico de vehículos en el taller del Museo Porsche, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG
El coche de carreras de 1922 también se siente a gusto por pistas de tierra.
Jan Heidak, supervisor técnico de vehículos en el taller del Museo Porsche, Austro-Daimler ADS-R "Sascha", Austria, 2023, Porsche AG
Tras el paseo por el parque de la Academia, Jan Heidak y Kuno Werner hacen brillar de nuevo al coche.

El joven de 29 años se va a dar una última vuelta, por Burggasse y junto a la histórica muralla de la ciudad. Kuno Werner está en el borde de la calle con una sonrisa satisfecha en su rostro. "Traer de vuelta a Sascha fue un esfuerzo de equipo y todo un logro", dice. La restauración fue un proyecto gigantesco que requirió la ayuda de empleados del Centro de Desarrollo de Weissach, empleados jubilados y proveedores de servicios externos. "Pero eso fue solo el comienzo", dice Werner. La idea es seguir incorporando a Sascha en las actividades de la empresa, con informes auténticos sobre las raíces del ADN de Porsche.

Info

¡La nueva revista de Porsche, Christophorus 409, se lanzará el 8 de diciembre!

Autor: Matthias Kriegel

Fotos: Heiko Simayer

Derechos de autor: Todas las imágenes, videos y archivos de audio publicados en este artículo están sujetos a derechos de autor. No se permite la reproducción total o parcial sin el consentimiento por escrito de Dr. Ing. h.c. F. Porsche AG. Por favor, póngase en contacto con newsroom@porsche.com para obtener más información.

 

Artículos relacionados