El equipo Porsche GT cruzó la meta por delante del Corvette pilotado por el británico Nick Tandy y el estadounidense Tommy Milner. El austriaco Richard Lietz y el italiano Gianmaria Bruni terminaron terceros con su 911 RSR de 515 CV (378 kW). La carrera del WEC tuvo que ser interrumpida y detenida definitivamente unos 60 minutos antes del final, debido a un aviso de tormenta. En la categoría GTE-Am, el estadounidense Brendan Iribe y los dos pilotos británicos Ollie Millroy y Ben Barnicoat terminaron en tercera posición con el 911 del equipo cliente Project 1.

Porsche 911 RSR, Equipo Porsche GT (#92), Kevin Estre (Francia), Michael Christensen (Dinamarca)
El Porsche 911 RSR ganador, pilotado por Kevin Estre y Michael Christensen.

La carrera

Kévin Estre y Gianmaria Bruni, los pilotos que tomaron la salida en cada auto, salieron desde la primera línea de la parrilla y se colocaron en cabeza inicialmente. Sin embargo, después de unos 30 minutos, el italiano tuvo que ceder su puesto al Corvette de Nick Tandy, al verse retenido por el tráfico. Posteriormente, mientras que los dos Porsche oficiales entraron en boxes para cambiar neumáticos e intercambiar pilotos en la primera parada, Tandy solo repostó. Gracias al tiempo ahorrado, el piloto británico ascendió al primer puesto. Además, debido a las infracciones del reglamento en la vuelta de formación antes de la salida, el director de carrera había impuesto una penalización de 15 segundos a los dos 911 RSR de la categoría GTE-Pro, que tuvieron que cumplir en la segunda parada en boxes. Sin embargo, ambos seguían por delante de los Ferrari de la escudería oficial AF Corse.

Tras tres horas y media de carrera, un grave accidente en el que se vio implicado un vehículo de la categoría Hypercar provocó una pausa de 45 minutos. Estre, que había relevado a Michael Christensen, aprovechó su oportunidad poco después de la reanudación: superó al Corvette líder y se alejó. Unos 35 minutos más tarde, Bruni ascendió hasta la segunda posición, tras una emocionante carrera. Pero un problema durante un cambio de neumáticos en el último cuarto de la prueba le hizo perder unos 20 segundos. Como resultado, Richard Lietz se vio relegado al tercer puesto al volante del Porsche nº 91. En ese momento, cuando la carrera inaugural de la temporada se iba a detener, el austriaco había recortado la distancia y estaba a punto de recuperar la segunda posición. Sin embargo, se quedó sin tiempo para realizar el adelantamiento decisivo.

Porsche 911 RSR, Equipo Dempsey-Proton Racing (#77), Christian Ried (Alemania), Harry Tincknell (Inglaterra), Sebastian Priaulx (Inglaterra)
Ried/Priaulx/Tincknell con el Porsche 911 RSR del equipo Dempsey-Proton Racing.

En la categoría GTE-Am, dos equipos cliente de Porsche estuvieron en condiciones de ganar. Inicialmente, el 911 RSR de Dempsey-Proton Racing, con el propietario del equipo, el alemán Christian Ried, y los pilotos británicos Sebastian Priaulx y Harry Tincknell, tenían las perspectivas más prometedoras. Luego, en la segunda mitad de la carrera, los británicos Ollie Millroy y Ben Barnicoat, así como el estadounidense Brendan Iribe, tomaron el control y se pusieron brevemente en cabeza de su categoría. En el tramo final, ambos equipos se vieron perjudicados por la mala suerte con el momento de sus paradas en boxes. Al final, Iribe/Millroy/Barnicoat terminaron la carrera en tercera posición, en la misma vuelta que los ganadores, seguidos de cerca por Ried/Priaulx/Tincknell.

Exitoso comienzo de la temporada

“Hemos conseguido puntos importantes para el campeonato. Desafortunadamente, hoy no logramos el doblete, aunque habría sido posible”, dijo Thomas Laudenbach, Vicepresidente de Porsche Motorsport. “Durante una parada en boxes, tuvimos problemas al quitar una rueda del auto nº 91. Tenemos que volver a analizarlo. Este incidente nos impidió terminar primero y segundo. Aun así, fue un gran comienzo de temporada. No tengo más que elogios para los pilotos y el equipo. Podemos estar contentos con este resultado. Por supuesto, habría sido más bonito lograrlo en la duración prevista de ocho horas”.

“Fue una carrera larga y loca. Y ganamos. La temporada no podría haber empezado mejor”, dijo Alexander Stehlig, Director de Operaciones de Porsche para el WEC. “Trabajamos bien durante todo el tiempo en Sebring y fuimos constantes y sistemáticos en cada sesión. El Corvette demostró ser un rival fuerte. A veces teníamos ventaja, a veces la tenían ellos; fue divertido. Mantuvimos la calma durante las interrupciones y, al final, nos llevamos a casa una merecida victoria. Estamos contentos con los puntos conseguidos y esperamos ansiosos que llegue la próxima carrera del WEC en Spa-Francorchamps”.

Comentarios tras las 1.000 Millas de Sebring

Kévin Estre (Porsche 911 RSR nº 92): “¡Qué carrera más loca! Fuimos muy fuertes en la salida y estuvimos en cabeza. Pero el Corvette también era rápido. Desgraciadamente, una penalización de 15 segundos nos hizo retroceder un poco, pero no dejamos que eso nos desconcentrase y después pilotamos sin un solo error: esa fue nuestra gran ventaja y lo que nos hizo ganar. Estoy feliz”.

Michael Christensen (Porsche 911 RSR nº 92): “Fue un final extraño para una carrera magnífica. El equipo hizo un trabajo fabuloso todo el tiempo en Sebring. Nos merecíamos esta victoria, independientemente de la detención de la carrera. Nuestro auto fue rápido siempre y lo aprovechamos al máximo para conseguir nuestra primera victoria del año”.

Richard Lietz (Porsche 911 RSR nº 91): “En Estados Unidos hay una norma general que establece que todo el mundo debe ponerse a salvo durante una tormenta eléctrica. Por eso, finalmente se detuvo la carrera. Podríamos haber seguido un poco más porque la lluvia prevista tardó en llegar. Aun así, la seguridad debe ser lo primero, por supuesto. Nuestra carrera fue buena: al principio, tuvimos problemas de sobreviraje pero lo controlamos. El tercer puesto no es perfecto, pero sigue siendo un buen comienzo de temporada”.

Gianmaria Bruni (Porsche 911 RSR n° 91): “Es una lástima que no hayamos podido darle a Porsche un doblete. Perdimos mucho tiempo y una posición con nuestro auto nº 91 en la última parada en boxes. Si no nos hubiéramos retrasado con el cambio de neumáticos, lo habríamos conseguido fácilmente porque estábamos justo detrás del otro auto del equipo”.

Ollie Millroy (Porsche 911 RSR nº 56): “Fue muy divertido, es la primera vez que conduzco un Porsche 911 RSR. Llegué a esta carrera con cero experiencia. Pero trabajamos perfectamente como equipo y terminamos esta aventura en el podio. Brendan Iribe tuvo una gran actuación y aguantó muy bien la presión en la salida; todos estamos muy impresionados y felices con este gran comienzo de la temporada del WEC”.

Clasificación de la carrera

Categoría GTE-Pro
1. Estre/Christensen (Francia/Dinamarca), Porsche GT Team, Porsche 911 RSR nº 92, 183 vueltas
2. Milner/Tandy (Estados Unidos/Inglaterra), Corvette Racing, Corvette C8.R nº 64, 183 vueltas
3. Bruni/Lietz (Italia/Alemania), Porsche GT Team, Porsche 911 RSR nº 91, 183 vueltas
4. Calado/Pier Guidi (Gran Bretaña/Italia), AF Corse, Ferrari 488 GTE Evo nº 51, 183 vueltas
5. Fuoco/Molina (Italia/España), AF Corse, Ferrari 488 GTE Evo nº 52, 182 vueltas

Categoría GTE-Am
1. Dalla Lana/Pittard/Thiim (Canadá/Inglaterra/Dinamarca), Northwest AMR, Aston Martin Vantage AMR, nº 98, 180 vueltas
2. Keating/Latorre/Sörensen (Estados Unidos/Francia/Dinamarca), Aston Martin Vantage AMR, nº 33, 180 vueltas
3. Iribe/Millroy/Barnicoat (Estados Unidos/Inglaterra/Inglaterra), Team Project 1, Porsche 911 RSR nº 56, 180 vueltas
4. Ried/Priaulx/Tincknell (Dinamarca/Inglaterra/Inglaterra), Dempsey-Proton Racing, Porsche 911 RSR nº 77, 180 vueltas
10. Poordad/Lindsey/Andlauer (Estados Unidos/ Estados Unidos/Francia), Dempsey-Proton Racing, Porsche 911 RSR nº 88, 169 vueltas

Resultados completos de la carrera y clasificaciones del campeonato en: fiawec.alkamelsystems.com.

Artículos relacionados

Un reto provocador

Un reto provocador

Pocos días antes del inicio de temporada del WEC 2022 recordamos como hace 10 años lo que iba a ser una aventura 100% chilena en las 24 Horas de Daytona se convirtió en una latinoamericana.