Un maestro digital con pasión por los vehículos clásicos

Armin Pohl es conocido por su empresa de creación de efectos especiales, que le ha llevado a ganar un premio Emmy por su aportación a diversas producciones de Hollywood. Sin embargo, tiene otra pasión confesa: los autos clásicos. Hoy conocemos su colección, que empezó hace tiempo con un Porsche 928 GTS.

Armin Pohl nos espera en una bodega industrial donde antaño se fabricaban bloques de hormigón. Desde un punto elevado, dirige la mirada hacia una fila de vehículos que es pura historia de la automoción. Dos docenas de modelos clásicos están organizado en hilera y se convierten en un regalo para la vista por su belleza atemporal. Pohl los contempla con satisfacción. “Mis hijas dicen que vivo en el futuro”, comenta. En realidad, vive entre el futuro y el pasado, entre la influencia global y el amor por el hogar, entre la digitalización y la artesanía tradicional. La fusión de polos aparentemente opuestos fascina a este hombre que dirige Mackevision, empresa en líder en visualización 3D.

Stuttgart no es solo el lugar donde se encuentra la sede de su compañía, sino también el hogar de la colección de autos de Armin Pohl. Ahora, por fin, tiene más tiempo para dedicarle a lo último. Después de 25 años de éxito profesional, este hombre de 54 años empieza a dejar de lado sus responsabilidades profesionales para centrarse en su familia y su afición. “Reconozco que ninguno de los desarrollos tecnológicos de los últimos veinte años me ha sorprendido”, dice. Al artista gráfico siempre le gustó dibujar autos cuando era niño; años después supo ver el increíble potencial del procesamiento de imágenes digitales y, posteriormente, de las aplicaciones 3D. De alguna manera, vio cómo se acercaba el mundo virtual y le dio forma desde el principio. “Para mí, estaba claro que todo lo iba a cambiar”, asegura.

Gracias a su carácter visionario, Mackevision se convirtió en una empresa de reconocido prestigio internacional. ‘Macke’ deriva de Marcus Roth, cuya empresa abrió las puertas a Pohl en 1995. Once años después, el propio Pohl acabaría comprándola. Desde 2018, Mackevision forma parte de Accenture Interactive. Mucho antes de que los competidores aparecieran en escena, Mackevision ya se había especializado en crear impecables escenarios digitales. Hoy, su trabajo incluye fotos y vídeos en 3D para Porsche y otros fabricantes premium de automóviles. Sus imágenes generadas por ordenador en anuncios, catálogos y configuradores digitales son tan perfectas que pueden parecer incluso más realistas que la propia realidad. Donde “la lógica se encuentra con la magia”, así es como Pohl describe su trabajo como artista.

Flotas de barcos para Game of Thrones

La industria de Hollywood siempre ha demandado los servicios de nuestro protagonista en materia de efectos visuales. Por ejemplo, a partir de la cuarta temporada de Game of Thrones, Mackevision fue responsable de la creación de los edificios y los barcos, entre otros elementos. La compañía recibió numerosos premios por su trabajo, incluido un Emmy en 2014. En 2020, fue nominada a más premios Emmy por sus contribuciones a las series Watchmen y Lost in Space. En ese momento, Pohl construyó una marca global con representantes en Europa, América y Asia.

Armin Pohl, 2021, Porsche AG

“Mackevision resuelve desafíos muy complejos para proyectos de Hollywood”, dice Pohl. El agua que fluye, por ejemplo, es uno de los efectos visuales más difíciles de crear digitalmente, pero en nuestra compañía tenemos amplia experiencia en este campo. También podemos construir una ciudad medieval completa a partir de una pequeña barraca, hacer que una enorme flota de barcos ataque un puerto o inventar una criatura del espacio exterior. Game of Thrones estableció nuevas referencias en el mundo de los efectos especiales y Mackevision fue clave a la hora de lograrlo. La calidad y la perseverancia son fundamentales si alguien quiere destacarse. “Hay competidores increíblemente fuertes y, a menudo, son impuestos unos plazos de entrega muy exigentes”, dice. “Los directores y productores tienen que responder ante presupuestos millonarios. Si uno no cumple con lo acordado, no tendrá una segunda oportunidad en Hollywood”.

“Mis hijas dicen que vivo en el futuro”. Armin Pohl

A Pohl le gusta trabajar con las manos, algo que contrasta con la actividad que desempeña en el mundo digital. “Cuando era niño, pasaba horas en el jardín de mi casa. Mis padres eran refugiados y aprendí a hacer todo tipo de cultivos y a aprovechar los recursos disponibles”.

Fantasías virtuales, mobiliario de segunda mano, 2021, Porsche AG
Fantasías virtuales y muebles de segunda mano: una combinación única. Como Director General de Mackevision, Armin Pohl y sus más de 500 empleados han diseñado complejos mundos virtuales. En este momento de su vida, en cambio, puede dedicar más tiempo a sus aficiones.

Es por ello que, además de centrarse en los automóviles de aquí en adelante, también quiere dedicar más tiempo a su segundo pasatiempo: cultivar frutas orgánicas. “La temporada abarca desde las cerezas dulces hasta las nueces”, dice con evidente placer. En Mackevision era conocido por llenar fruteros con sus propios productos.

El término ‘garaje’ se queda corto a la hora de definir el lugar donde guarda su colección, una bodega de 2600 metros cuadrados repleta de pasillos en la que el mobiliario no tiene nada de futurista. El juego de sofás de segunda mano que decora el interior fue un regalo; también hay bancos de madera similares a los que son empleados en las fiestas alemanas de la cerveza, además de una vieja nevera llena de bebidas que, antiguamente, perteneció a un quiosco. La impresionante colección de 24 autos está organizada en torno a un modelo muy especial: un Porsche 928 GTS. “De todos los vehículos que poseo en esta bodega, solo el 928 es capaz de ofrecer diseño, placer de conducción y practicidad para el uso diario. Una combinación verdaderamente sensacional”, dice entusiasmado.

El auto como espejo de sí mismo

A finales de la década de 1970, siendo todavía un niño, a Pohl le gustaba este Porsche que acababa de llegar al mercado. Más adelante, a mediados de la década de 1990, tuvo la suerte de ponerse a los mandos de un 928 S4; después pasaría por sus manos un 928 GTS de color verde Rainforest, exactamente igual que el que hoy guarda en el garaje como pieza clave de su colección. Pero cuando nacieron sus hijas no había lugar para deportivos, sino para autos familiares de gran tamaño. Sin embargo, una vez transcurrido este periodo, Pohl tuvo un encuentro inesperado. “Por delante de mí pasó un 928 y pensé: ¡Vaya, qué auto tan increíble! Su propietario era un conocido y me dijo que quería vender el vehículo por motivos familiares”. Y es aquí donde encontramos el punto de partida de la colección de autos que figura en este artículo.  

928 GTS, 2021, Porsche AG
Un tesoro escondido: la colección de Pohl no es visible desde el exterior. El Porsche 928 GTS es su gran inspiración.

“Me gusta sentarme en un auto y tener la sensación de que esto es lo que soy, aquí y ahora, en este momento concreto. Algo parecido a que tu ropa coincida con tu estado de ánimo”, dice explicando la diversidad de su colección. Los modelos más antiguos son de la década de 1960 y los hay de diferentes tipos, desde muscle cars hasta algunos realmente exóticos. “Cada automóvil refleja el espíritu de su época”, dice. “Son tan diferentes como diferente puede llegar a ser mi propia personalidad”. A menudo utiliza su 928. “Y siempre que lo hago, pienso: ¡cuánto disfruto conduciendo este auto!”. El Porsche ha recorrido hasta la fecha 190 000 kilómetros. Fabricado en 1994, pertenece a la serie final del 928. Concretamente, la última unidad de este gran turismo con motor V8 delantero fue fabricada en 1995.

El sueño infantil de un Porsche

“Porsche ofrece una excelente combinación de diseño intemporal, dinámica con carácter, fiabilidad e ingeniería alemana experimentada”, dice Pohl. “Cuando era niño, ni siquiera me atrevía a soñar que algún día sería dueño de un Porsche como este, auténtico pionero tecnológico de la época”. El 928 anticipó el futuro de la misma manera que Pohl fue capaz de hacerlo años después en su campo. Aquel concepto de gran turismo, hoy está presente en el Panamera 4 E-Hybrid Sport Turismo, que es el vehículo de diario de este maestro digital con gusto por lo clásico.

Artículos relacionados