Herencia y tradición se encuentran: el Museo Porsche recorrió el camino cultural de China

Dos mil metros sobre el nivel del mar es una provincia poco conocida que está llena de tradición, cultura y terrazas sembradas de arroz tan hermosas que tienen el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Antes de que comenzara la crisis del coronavirus, el Museo Porsche envió varios autos históricos a realizar un viaje fascinante por el suroccidente de China.

La niebla se levanta por las empinadas laderas y recubre los vehículos históricos de Zuffenhausen con un velo místico. Están recorriendo Yunnan para trasladar al futuro las lecciones aprendidas en el pasado y el presente. Esta provincia, en la que viven más de 47 millones de personas, está situada en el suroeste de China, y, con una superficie de unos 400 000 kilómetros cuadrados, es más grande que Japón. Yunnan hace frontera con Laos, Vietnam y Myanmar, y en ella confluye una extraordinaria diversidad de culturas y geografías, desde picos nevados y montañas cársticas, hasta acantilados de piedra caliza, selvas y volcanes.

La comunidad hani

La primera etapa del recorrido llevó al grupo de participantes, compuesto por periodistas de Asia, a la comunidad de los hani, una de las más de 50 minorías étnicas reconocidas oficialmente en la República Popular China. Viven en casas con forma de hongo construidas con bambú, madera y arcilla, entre otros materiales naturales, y tienen techos recubiertos de paja. Estas construcciones son calientes en invierno y frescas en verano. Los antepasados de los hani construyeron terrazas de arrozales en las empinadas laderas de las montañas Ailao, en el sur de Yunnan, hace 1300 años. Con sus tonos violeta, verde, amarillo y azul, estas obras maestras de la arquitectura paisajista recuerdan a pinturas abstractas.

356 B 1600 Super 90 Coupé, 911, Yunnan, China, 2021, Porsche AG

Esta hospitalaria etnia mantiene su tradición arrocera, traspasando los conocimientos de su cultivo de generación en generación. Las terrazas de arrozales de los hani en Honghe fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2013. A lo largo de los siglos han desarrollado sofisticados sistemas de irrigación con cañas de bambú y pequeñas acequias. Los hani todavía conviven con la naturaleza y viven de ella. La piscicultura está integrada en el sistema de cultivo. Los peces nadan en las terrazas, se alimentan de maleza, parásitos y hierba, y proporcionan una fertilización natural.

Li Zhou, de la revista National Geographic Traveler, habla de la bienvenida que recibieron de los hani, de una canción que forma parte del patrimonio cultural intangible de la UNESCO. Está cantada en un idioma en el que no existe la palabra ‘guerra’, porque una comunidad que habita en unas laderas tan empinadas debe estar cohesionada para subsistir. La provincia de Yunnan es un concentrado de cosas muy especiales. Según Zhou, el colorido de los Porsche encaja perfectamente: “Para mí, lo más destacado del viaje fue la idea de poner en relación vehículos históricos y costumbres tradicionales”.

Provincia de Yunnan, China, 2021, Porsche AG
Trabajo tradicional: un intercambio cultural sobre ruedas a través de los espectaculares paisajes de Yunnan.

La gran cantidad de atracciones que hacen parte del patrimonio mundial de la región hace que la competencia entre ellas sea feroz. Estas incluyen los tres ríos paralelos que fluyen por la zona montañosa del noroeste: sin confluir en ningún punto, el Yangtsé, el Mekong y el Saluen recorren más de 300 kilómetros de norte a sur a través de profundos desfiladeros, pasando por cadenas montañosas de 6000 metros de altura cubiertas por glaciares. Unos 500 kilómetros más al suroriente se encuentra la encantadora ciudad vieja de Lijiang, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997 y repleta de callejones sinuosos, arquitectura tradicional, pequeños arroyos y canales y unos 350 puentes. Los paneles de las puertas, decorados con tallas artísticas, son una muestra de la cultura naxi, otra minoría étnica reconocida.

Kunming, la ‘ciudad de la eterna primavera’

La capital de Yunnan es una vibrante metrópoli que contrasta con el resto del territorio. Kunming se encuentra en la meseta de Yunnan Oriental, a 1892 metros de altura, y se extiende a lo largo del Dian Chi, el lago de agua dulce más grande de la provincia. Debido a su clima relativamente suave, a Kunming también se la conoce como la ‘ciudad de la eterna primavera’. Es el lugar de mayor producción floral de China, y es conocida principalmente por sus azaleas, orquídeas y prímulas. La agricultura, la ingeniería mecánica, la ingeniería eléctrica y la metalurgia, incluida la producción de cobre, son sectores económicos relevantes de la zona metropolitana. En las azoteas de la ciudad llama la atención la existencia de instalaciones termosolares. La población cubre hasta dos tercios de la demanda de agua caliente con los equipos más modernos. En el centro de la capital, en un parque de más de 50 hectáreas, se encuentra el Lago Verde. Puentes tradicionales unen sus cuatro partes. Originalmente concebido como una reserva de agua para la ciudad, el parque es ahora un lugar de encuentro para pasear, tocar música y relajarse.

Provincia de Yunnan, China, 2021, Porsche AG
Obras de arte: durante siglos, los hani han desarrollado un complejo sistema de canales para regar sus terrazas de arroz únicas.
Provincia de Yunnan, sur de China, 2021, Porsche AG
Dimensiones: la provincia de Yunnan, en el sur de China, es una parte pequeña de un país enorme, pero mayor que todo Japón.
/

Preservar la cultura, transmitirla y llevarla a otros lugares es también la misión de este viaje para Porsche. Con sus autos deportivos, la marca ha creado una cultura del automóvil única con la que también se abre al mundo. “Prestar atención al legado sin centrarse en uno mismo podría ser uno de los secretos de Porsche”, escribió Lei Yu en su reportaje del viaje. Cinco modelos de la colección de la empresa cruzan el extremo sur de China. Un Porsche 356 B 1600 Super 90 Coupé y cuatro Porsche 911 de diferentes épocas realizan un viaje de descubrimiento.

Kiwi Zhou, otro de los participantes, hace esta reflexión: “La carretera serpentea entre las terrazas de arrozales durante mucho tiempo. Casi no se puede describir con palabras lo que se siente al conducir un vehículo histórico y ver que los colores de los Porsche que van delante y detrás de ti encajan perfectamente en el paisaje de Yunnan”. Especialmente impresionante es la parada en un mirador donde Koko Tang describe la vida tradicional de los hani. Tang, de 35 años, es la Directora General de Yunnan Vinetree Tourism y, como delegada cultural, es responsable de la preservación de la cultura hani. Es originaria de Yunnan, pero ha trabajado en Nueva York y en África. Allí conoció ciudades hechas con carpas y se llevó la idea a casa, donde abrió un conjunto de hoteles hechos con ellas.

911, 356 B 1600 Super 90 Coupé, Yunnan, China, 2021, Porsche AG

Tang explica al grupo de viajeros lo importante que es la sostenibilidad para los hani, cómo su equipo levanta hoteles con carpas fuera de los círculos de turismo masivo y deja cada lugar como si los huéspedes no hubieran pasado por allí. Sensibilidad cultural y conciencia medioambiental. Tang lo llama “ecoturismo con raíces históricas salvajes”. Practica la tradición filosófica del taoísmo, según la cual las personas no pueden existir independientemente de la naturaleza, a la que consideran la fuente de sabiduría más alta de toda existencia. Para finalizar, Tang pide a los participantes que miren a lo lejos: por un instante, cuatro mil quinientas pintorescas terrazas de arrozales quedan cubiertas por un mar de nubes, como envueltas en algodón.

La locomoción como medio de cultivo para la cultura

El grupo de viajeros continúa su periplo. La locomoción como medio de cultura propicia experiencias intensas y preserva los valores al permitir vivir activamente la tradición y el intercambio. Los participantes se estrenan en el arte de tejer bambú y pescan con sus manos en las terrazas de los arrozales. El botín será su cena. Después hacen papilla de arroz utilizando herramientas de bambú y técnicas artesanales tradicionales. Pero lo más importante del viaje es que, como periodistas, compartirán sus experiencias y encuentros interculturales con el resto del mundo.

Experiencia Cultural

Con la Experiencia Cultural el Museo Porsche ha creado un nuevo formato que gira en torno a temas de identidad, respeto y sensibilidad cultural. El objetivo es vivir otras culturas y aprender de ellas. Antes de la pandemia, el departamento de Museo y Patrimonio ofrecía a los periodistas participantes un acercamiento inolvidable a la historia y la cultura. Los vehículos de la colección de la empresa hacen de nexo de unión y fomentan el diálogo.

Así, este departamento dedicado a la tradición favorece una divulgación culturalmente diversa de la información y mejora la percepción del origen de Porsche. La segunda edición de este formato llevará a los periodistas a Estados Unidos a mediados de octubre de 2021.

Artículos relacionados

Explosión de color
Estilo de vida

Explosión de color

El ilustrador Jeffrey Docherty crea ingeniosas obras de arte combinando su pasión por las formas y los colores con su aprecio por los automóviles históricos.

Paso del Rombo
Estilo de vida

Paso del Rombo

No es la alternativa más rápida para cruzar los Alpes, pero sí una de las más hermosas. La carretera del paso del Rombo, Timmelsjoch en alemán, invita a detenerse, disfrutar y deleitarse al volante.