Para dar forma al futuro, los diseñadores trasgreden fronteras, toman lo mejor de la tradición y de los orígenes –la esencia de la marca, los valores que han hecho exitosa a la empresa, y a la vez se atreven a añadir elementos nuevos. Para ello, estudian a las personas y sus costumbres en general y a los conductores de automóviles Porsche en particular. “Antes, al emprender la marcha introducíamos nuestro destino en el sistema de navegación. Hoy preparamos la ruta desde nuestro smartphone sentados en el sofá y luego la enviamos al vehículo”. Para Ivo van Hulten, Director of User Experience Design (UX), hace tiempo que lo posible los damos por sentado. En el Centro de Desarrollo de Weissach, la denominación UX engloba todas aquellas experiencias que es posible tener en y con un Porsche. Se trata del deseo de confort, flexibilidad y actualidad condensados en una marca. 

Director de Diseño de Experiencia de Usuario, 2021, Porsche AG
Ivo van Hulten, Director of User Experience Design (UX)

Junto con el Jefe de Diseño, Michael Mauer, y el Director de Diseño de Interiores, Markus Auerbach, van Hulten experimenta cada día con lo que, en unos años, debe satisfacer esas expectativas. Los diseñadores mantienen fresco el mundo de sus ideas gracias al método conocido como First Principle Thinking. Aplicándolo, rompen con las analogías conocidas y descomponen las hipótesis a un mínimo. No se concentran en formas conocidas, sino en funciones que podrían ser de interés en un futuro. Se preguntan lo que un Porsche podría ser… y lo que no. Este proceso responde a preguntas que nadie ha formulado antes.

CABINA: CENTRO FLEXIBLE
Visión interior: habitáculo del prototipo ‘Renndienst’. Los diseñadores de Style Porsche en Weissach emprenden un viaje al futuro de la movilidad. Conciben y diseñan visiones para pasado mañana para decidir los pasos del mañana. Se preguntan hasta dónde pueden estirar el lenguaje formal de Porsche y en qué productos podría encontrar aplicación. Así surgió el ‘Renndienst’. Un monovolumen, un pequeño autobús, un concepto espacial para hasta seis personas apto para familias. Este tipo de retos ayuda a los diseñadores a mantener fresco su mundo conceptual.

En el libro Porsche Unseen, el fabricante de autos deportivos publicó recientemente 15 prototipos de diseño que hasta ahora eran secretos. Entre ellos la visión ‘Renndienst’. Se trata de un mono­volumen para hasta seis pasajeros cuyo nombre hace referencia al Volkswagen Transporter Renndienst, que antiguamente hacía de vehículo de servicio al equipo oficial de carreras de la marca. Por fuera es futurista y sin aristas; por dentro, una cabina de viaje modular.

El interior del futuro

“Hemos pensado cómo conseguir el inconfundible aire de Porsche en un habitáculo muy alejado del clásico interior de un deportivo. Y cómo diseñar la conducción autónoma”, dijo Mauer. Este segundo aspecto merece ser discutido. ¿Acaso los deportivos no son sinónimo de autodeterminación? “No es que demos por sentado que nuestros clientes quieran renunciar al volante”, dijo Mauer. Pero para poder pensar libremente el futuro, debemos trasgredir fronteras. De ahí surgió la idea de situar al conductor del ‘Renndienst’ en posición central. “Si quiero conducir, tengo más sensación de estar en una cabina que en cualquier otro automóvil. Y si no, el asiento del conductor puede ser girado 180 grados y orientarse de cara a los otros pasajeros. Esta idea básica la hemos estado desarrollando durante aproximadamente un año”, explicó el Jefe de Diseño.

 

CABINA: CENTRO FLEXIBLE
Cápsula espacial: el cuerpo de la carrocería es una consecuencia del habitáculo modular.

La experiencia global concebida por el Departamento UX se centra en el estilo de vida digital y en la relación entre conductor, pasajeros y vehículo. “Con el Taycan hemos mostrado hasta qué punto somos capaces de pensar en el futuro”, afirmó van Hulten, de 43 años. “Ahora trabajamos en lo que puede ser la siguiente innovación integral. Para ello, hemos pensado y trabajado de dentro a fuera”. 

CABINA: CENTRO FLEXIBLE
Asimetría: protección ante las miradas en el lado izquierdo y una gran puerta corrediza en el derecho.

El diseño de las ventanillas laterales es asimétrico. “Un lado está cerrado y los pasajeros pueden recogerse en él”, dijo Auerbach, Jefe de Diseño de Interiores. “El otro está provisto de un gran frente de cristal que permite mirar sin barreras hacia el exterior. Cuando cerramos las puertas, el habi­táculo da la sensación de ser una cápsula protectora”. Esta sensación de protección y confort domina el interior modular. Los pasajeros de la primera fila se sientan desplazados a derecha e izquierda en asientos envolventes ergonómicos. Disfrutan de una vista sin obstáculos hacia delante y hacia sus propias pantallas situadas en el tablero. Los reposacabezas de la banqueta trasera son flotantes, con lo que permiten mirar libremente por la ventana trasera. El lujo de este espacio convertible es posible gracias a una tecnología de tracción totalmente eléctrica oculta en los bajos. 

El factor de éxito de UX

Ivo van Hulten trabaja con los ojos puestos en la clientela del futuro: la generación smartphone. “Antes, el hambre por lo nuevo se saciaba con la compra del producto. Hoy, a muchos jóvenes ya no solo les fascina la estética de un producto, sino las posibilidades que ofrece”. El aspecto del interior depende por tanto de muchos factores aparte de las formas y los materiales. “Hay que hacerse las siguientes preguntas: ¿es el interior lo bastante modular para adaptarse a nuevas circunstancias de vida unos años después de la compra?, ¿puedo hacer actualizaciones a distancia y a cualquier hora?”. Van Hulten confía en encontrar respuestas en forma de una estética nueva: “En el Departamento UX nos inspiramos en la impresionante historia de la marca y nos atrevemos a mirar hacia el futuro lejano”.

 

Markus Auerbach, Director de Diseño Interior de Porsche, 2021, Porsche AG
Markus Auerbach (foto 1) y Michael Mauer utilizan el 'Renndienst' como sala de conferencias.
Michael Mauer, Director de Diseño de Porsche, 2021, Porsche AG
... y Michael Mauer utilizan el Renndienst como sala de conferencias.
/

Su colega Markus Auerbach añade: “Un viaje digital puede abrirnos la puerta a un universo, pero nunca sustituir la experiencia física. Un automóvil es un espacio que se desplaza, tanto si yo mismo lo conduzco como si no. Los asientos de este monovolumen han sido concebidos para el movimiento; sostienen el cuerpo y le sirven de apoyo”. Señala desde el asiento deportivo de la segunda fila hacia la banqueta trasera, que recuerda a un lounge. “Gracias a sus lados curvos, la banqueta permite sentarse en otro ángulo; podemos orientarnos unos hacia los otros. Es una zona muy apta para la comunicación que favorece la relajación y ofrece posiciones de asiento alternativas para hablar, trabajar y distenderse”. Para este profesional de 57 años, los materiales del futuro son, entre otros, materias primas renovables como la madera, reinterpretadas y combinadas con metales o plásticos sostenibles. Si en el pasado la madera fue desterrada de los vehículos, pronto podría celebrar su regreso. Además, Auerbach apuesta por los denominados materiales inteligentes, que ofrecen capacidades especiales, como reaccionar a factores externos e iluminarse por sí solos sin recibir luz directa, o por materiales que cambian repetidamente de forma y se adaptan perfec­tamente a las necesidades ergonómicas de los ocupantes.

Sensación espacial con alma

Las visiones en las que colaboran los departamentos especializados de Weissach son complejas porque determinan espacios en los que se sientan personas. “Visto desde fuera, un Porsche es una escultura, una obra de arte. El habitáculo añade otra dimensión. Los automóviles cuyo interior no tiene fuerza sobreviven poco tiempo porque no es posible establecer con ellos un vínculo emocional”, dijo Auerbach. Para este diseñador de interiores, está claro que en el futuro seguirá habiendo interruptores y botones: “El equilibrio entre paneles de manejo analógicos y digitales está siendo desplazado. Aun así, en la cabina del vehículo los botones táctiles son perfectos porque no hace falta apartar la vista de la calzada. Sin embargo, eso puede cambiar si un día el conductor necesita hacer muchas menos cosas. En todo caso no debemos solucionarlo todo mediante el componente visual, ya que nos faltarían dimensiones”. 

 

CABINA: CENTRO FLEXIBLE
Cabina: centro flexible. La posición central del asiento tiene un carácter simbólico y subraya la capacidad de decisión característica de los deportivos y Porsche. Con un solo gesto, el asiento puede ser girado 180 grados, con lo cual la cabina se convierte en centro de comunicación. Cinco instrumentos redondos forman parte de la expedición al futuro, y son tanto una reverencia a la tradición como parte del ADN de la marca. Los botones hápticos también siguen teniendo una razón de ser. Las pantallas para los pasajeros a la derecha y la izquierda pueden ser utilizadas de manera individual o guardarse en el tablero.

Van Hulten quiere que el siguiente paso sea dotar de alma al ‘Renndienst’. Se acuerda de la serie de televisión estadounidense El auto fantástico, que le gustaba ver de niño. “K.I.T.T., el auto que hablaba, me fascinaba. La potente pareja que formaban el actor principal y el vehículo me cautivaba. Establecí un vínculo con el auto porque tenía alma”. En referencia al prototipo, se preguntó: “¿Qué uso diario prevemos? ¿Dentro de 30 años, llamaremos a nuestro coche para que venga a recogernos?”. Por el momento, el equipo de diseño regresa de esta gran visión de futuro para dar respuesta a las preguntas sobre el mañana. Y lo hacen con lo mejor del ADN de la marca: el alma.

Información

Artículo publicado en la edición número 399 de Christophorus, la revista para clientes de Porsche.

Artículos relacionados