Rutas Taycan (4): viaje al corazón de Portugal

En esta nueva entrega vamos más allá de los límites de España para sacarle todo el partido posible a las rutas que ofrece la península ibérica. El objetivo es Portugal, disfrutar de sus ciudades principales y, de camino, reafirmar la viabilidad del coche eléctrico a través de sus estaciones de carga.

Si las tres primeras Rutas Taycan tuvieron como destino Barcelona, Andalucía y Galicia, en este caso nos vamos al extremo oeste de la Península, a Lisboa y Oporto. El Porsche Taycan Turbo S Cross Turismo es el compañero perfecto para esta nueva aventura que suena a fado y que, sin duda, dejará un sentimiento de añoranza cuando colguemos el enchufe al terminar. Saudade le llaman nuestros vecinos portugueses.

Se podría elegir cualquier modelo de la gama para hacer este viaje. Un 911 permitiría al conductor más avezado disfrutar de sus buenas manos al volante; un Panamera, aparte de ofrecer más habitabilidad, le regalaría a los ocupantes el aplomo propio de una gran berlina; un Cayenne o un Macan serían una buena alternativa para quien busque espacio de sobra y un punto extra de versatilidad a la hora de rodar fuera del asfalto; y para quien viaje solo o con un acompañante, nada mejor que un 718 para disfrutar de la experiencia Porsche.

Pero no, el protagonista de esta ruta electrificada no es ninguno de ellos, sino un Taycan. Cross Turismo para más señas. Y su gran virtud es que tiene un poco (o mucho) de todo lo anterior. Es tremendamente prestacional, acoge en su interior de forma holgada a una familia con su equipaje correspondiente, cuenta con tracción total y una generosa altura libre al suelo, y sus buenas maneras sobre el asfalto lo convierten en un auténtico rutero. Con el añadido de ser 100% eléctrico, que es su gran punto diferenciador.

Porsche Taycan Turbo S Cross Turismo, ruta Madrid - Lisboa / Oporto - Madrid, 2021, Porsche Ibérica

Para llegar a Lisboa, que es el primer destino a alcanzar, conviene estudiar el recorrido. Para ello, el planificador de rutas Porsche Charging Planner que incorpora el Taycan resulta muy útil. Siguiendo sus indicaciones, la primera parada la hacemos en Oropesa, en el kilómetro 167, donde hay un punto de carga de Iberdrola que servirá para alimentar la batería del coche lo suficiente para llegar sin problemas hasta Badajoz, donde está marcada la segunda "parada técnica". Apenas 15 minutos cargando a una potencia de 150 kW son suficientes. Diez euros de electricidad más el precio de un café es la factura que llevamos acumulada hasta este momento, dado que el coche partió del punto de origen con la batería bien cargada en los turbocargadores de Centro Porsche Madrid Norte.

El proceso de carga con la aplicación móvil es sumamente sencillo: se escanea el código QR situado en el poste con la cámara del teléfono, se elige el tiempo y los kilovatios deseados, se enchufa el conector al coche y se inicia el suministro. A partir de este momento, en la pantalla del smartphone se muestra el estado de la carga, el coste y otros datos relevantes. Esta información se replica en la pantalla del cargador y en la del Taycan.

Continúa el viaje. La autonomía se sitúa ahora al 84% y se puede rodar con total comodidad, sin ir buscando una conducción especialmente eficiente. El climatizador va encendido y el coche avanza a velocidad legal y adecuada a la vía, como lo haría cualquier otro vehículo con motor convencional. Es buen momento para probar los diferentes modos de conducción seleccionables desde un control giratorio en el volante o desde la pantalla del PCM (Gravel, Range, Normal, Sport, Sport Plus e Individual), que permiten jugar con la dinámica y la eficiencia, para darle prevalencia a una u otra en función de lo deseado en cada momento.

Pasan los kilómetros y llegamos a Badajoz, donde hay hasta siete electrolineras distintas. La de Senergyps se plantea interesante porque es gratuita y está situada cerca de un centro comercial, lo cual es perfecto para aprovechar y comer durante el proceso. Tras 1 hora y 15 minutos cargando a 50 kW y coste cero, la batería recupera de nuevo algo más del 80% de su capacidad. Desde aquí llegaremos a la capital lusa sin hacer más paradas. Una vez allí, el coche se quedará cargando en Centro Porsche Lisboa gracias al servicio gratuito que ofrece la marca para sus clientes de la península ibérica.

 

El destino se ha alcanzado tras 5 horas y 52 minutos, más las dos paradas de carga, de 15 minutos la primera y 1 hora y 15 minutos la segunda. El coste total ha sido de 10 euros, teniendo en cuenta que tanto en Madrid como en una de las estaciones de servicio, el suministro de energía ha sido gratuito. Ahora toca relajarse y salir a conocer los rincones más apetecibles de Lisboa, ciudad amiga del transporte eléctrico, como bien demuestran sus tranvías que llevan a gente de un barrio a otro desde hace más de 120 años.

La futura estación de Ionity permitirá viajar de Oporto a Madrid haciendo una sola parada de 20 a 30 minutos

El trayecto de vuelta de esta cuarta Ruta Taycan tiene su punto de inicio en Oporto, la segunda ciudad más poblada del país. Antes de partir, toca hacer una visita a su Centro Porsche para cargar a pleno rendimiento en los turbocargadores. Con ellos podemos alimentar la batería a una potencia superior a 200 kW. Pocos minutos bastan para alcanzar el 100% de la capacidad e iniciar el camino hacia Madrid.

Ya en carretera, el Taycan Turbo S Cross Turismo deja claro que sus buenas maneras en autovía y en todo tipo de carreteras y caminos se deben, entre otras cosas, al Control de Chasis 4D. Se trata de un ordenador central que funciona como un cerebro inteligente y es capaz de gestionar diferentes parámetros del coche para ofrecer siempre un comportamiento dinámico lo más homogéneo posible. Por su parte, los 761 CV de potencia máxima que entregan los dos motores eléctricos hacen que la capacidad de aceleración de esta berlina familiar sea espectacular, como demuestran los 2,9 segundos que necesita para alcanzar los 100 km/h desde parado.

Y como interesa aprovechar ese potencial, nada mejor que tener una buena reserva de batería para poder hacerlo sin preocupaciones. Se podría llegar a Madrid parando una sola vez (en Salamanca), pero por el motivo recién citado y porque queremos comprobar cómo funciona la red de carga pública de Portugal, hacemos un alto en el camino cerca de la frontera con España, en el kilómetro 237, en la estación de Vilar Formoso. Aquí todo funciona correctamente y tras 15 minutos de carga a 50 kW (10 euros), que sirven también para estirar las piernas, continúa la ruta.

Muy poco después, en el kilómetro 280, aparece en el camino una futura electrolinera de Ionity, ya construida pero aún no operativa, que contará con seis puntos de carga rápida que permitirán ir de Oporto a Madrid haciendo una sola parada de unos 20 o 30 minutos. Una prueba más de que, día a día, las infraestructuras avanzan para hacer que el coche eléctrico sea absolutamente viable en cualquier circunstancia.

Porsche Taycan Turbo S Cross Turismo, ruta Madrid - Lisboa / Oporto - Madrid, 2021, Porsche Ibérica
La cámara de infrarrojos muestra una imagen al conductor en la instrumentación digital.

Pero de momento toca hacer uso de lo que hay disponible, así que la ruta sigue hasta Salamanca, donde tendrá lugar la última parada. En este caso es una estación de Iberdrola la que, en una hora de carga a 50 kW (15 euros), proporcionará la energía necesaria para llegar al destino final. Madrid está cada vez más cerca y ya no hay que ocuparse de la energía, sino de disfrutar del camino a bordo del primer vehículo 100% eléctrico de Porsche. Tras la caída del sol, el Taycan despliega su tecnología de conducción nocturna haciendo más cómoda y segura la vida a bordo durante los últimos kilómetros. El sistema de iluminación Matrix LED y la cámara de infrarrojos permiten iluminar la vía con la mayor efectividad posible y detectar animales o peatones en la calzada para evitar riesgos potenciales.

El viaje de vuelta de esta cuarta ruta ha demostrado que hoy es posible viajar de Oporto a Madrid en un coche eléctrico en 5 horas y 22 minutos, de forma relajada, a la velocidad que corresponde y descansando lo necesario. En este caso hay que sumar dos paradas, una de 15 minutos y otra de 60 minutos, las que han permitido cargar las pilas, tanto al coche como al propio conductor. El coste total de este trayecto ha sido de 25 euros, contando con la carga gratuita que permitió salir de Oporto con la batería a tope. Una vez más, queda claro que desplazarse a golpe de enchufe a través de las principales carreteras de nuestra geografía es ya una realidad.

Artículos relacionados