Porsche Tennis Grand Prix: la historia del coche de la ganadora

Desde el principio, la ganadora del Porsche Tennis Grand Prix ha recibido "el trofeo más bello del mundo": un Porsche. Este año, habría sido la segunda vez en la historia del torneo que se hubiera entregado como premio un 911 Turbo; en 2007 fue Porsche 911 Turbo S Cabriolet.

En 1987, cuando comenzó el Porsche Tennis Grand Prix, la puesta en escena incluía un detalle crucial: un Porsche como premio especial para la vencedora; es decir, el trofeo más bello del mundo. El primer coche de la ganadora fue un Porsche 924 pintado de Blanco Tenis, con un motor de 4 cilindros y 125 CV que aceleraba de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos.

Porsche Tennis Grand Prix, Stuttgart, 1978, Porsche AG
El primer coche para la ganadora en 1978: Porsche 924.

Desde entonces, los motores se han vuelto más potentes, los interiores más equipados y se ha mantenido el premio de un coche como parte integral del torneo, lo que le da fama mundial.

Ha habido un total de 42 coches como trofeo y todos ellos se situaron visiblemente en la pista central. No solo es la mejor motivación para las jugadoras y visible para los 4.500 espectadores, también representa un elemento destacado del elegante Porsche Arena. Como dice la dos veces ganadora del Porsche Tennis Grand Prix, Angelique Kerber: "Ves el coche durante toda la semana. Definitivamente produce una dosis extra de motivación y turbo".

Para este año se había previsto un Porsche 911 Turbo S Cabriolet, un coche de ensueño con 650 CV (478 kW; consumo combinado de combustible 11,3 l/100 km; emisiones combinadas de CO2 257 g/km) y una velocidad máxima de 330 km/h. Puede acelerar 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, un par de parpadeos. Es la versión superior de la gama 911, con el motor de 911 más potente de la actual generación. Sus dos turbocompresores VTG proporcionan 70 CV más de potencia que el modelo anterior. Nunca un Porsche de producción en serie había tenido tanta potencia. Se podría decir que, como heredero de más de 70 años de experiencia, el nuevo 911 Turbo S es el coche deportivo perfecto.

911 Turbo S Cabriolet, 2020, Porsche AG

El primer 911 turbo en la historia del torneo, un Cabriolet Amarillo Speed de 480 CV, lo ganó Justine Henin en 2007. La versión actual, octava generación del 911 Turbo, supera a ese modelo 997 en 170 CV. En comparación, el primer 911 Turbo de la historia, que data de 1974, ofrecía 260 CV con tres litros de cilindrada, lo que le permitía alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h.

Justine Henin, Porsche Tennis Grand Prix, Stuttgart, 2007, Porsche AG
En 2007, Justine Henin logró el único 911 Turbo que se ha entregado hasta ahora en la historia del torneo: un 911 Turbo Cabriolet.

El precio del nuevo Turbo S arranca en los 249.963 euros. Para ganar uno, hay que haber llegado a los dieciseisavos de un torneo de Grand Slam. En el Porsche Tennis Grand Prix, el coche viene junto a un premio en metálico de 138.000 euros para la ganadora. Hay premios en dinero en todos los torneos del mundo, pero un Porsche ha sido algo único en el Tour durante más de cuatro décadas. Sólo el ganador de la Porsche Race to Shenzhen también ha recibido un deportivo como premio, desde 2017.

Martina Navratilova, una de las jugadoras más exitosas en la historia del tenis, ha ganado seis modelos en el Porsche Tennis Grand Prix. La americana es una fanática de los Porsche: "Me encanta la velocidad, me encanta el sonido". Su primer coche deportivo de Zuffenhausen fue un 911 SC Cabriolet en el color adecuado: Blanco Grand Prix. El último fue un 911 Carrera Cabriolet, en 1992. Aunque nunca llegó a ser un premio, condujo el legendario 959 a 300 km/h por una autopista libre de tráfico. No tener un límite de velocidad era simplemente el paraíso para Navratilova, que residía en Estados Unidos.

Martina Navratilova, Porsche Tennis Grand Prix, Stuttgart, 1982, Porsche AG
Martina Navratilova en 1982, cuando ganó su primer Porsche: un 911 SC Cabriolet.

Martina Navratilova casi logra un séptimo coche pero, perdió la épica final de 1991 contra la actual Directora Operativa del Torneo, Anke Huber. Aunque la entonces joven de 16 años ganó el Porsche, en ese momento no podía conducirlo. Repitió la hazaña tres años más tarde, al lograr el título y su segundo Porsche cuando venció a Mary Pierce en la final.

Anke Huber, Porsche Tennis Grand Prix, Stuttgart, 1994, Porsche AG
Anke Huber y su 911 Carrera 4 Cabriolet en 1994.

Lamentablemente, el coche para la ganadora número 43 del torneo no se entregará hasta el año que viene. Las estrellas del tenis tendrán que esperar pacientemente al 25 de abril de 2021, día en que se celebrará la próxima final del Porsche Tennis Grand Prix. Aún no se ha decidido qué modelo habrá para el ganador.

La embajadora de la marca, Angelique Kerber, comenta: "He podido conducir varios modelos pero, para mí, el 911 es un icono que representa las sensaciones de Porsche como ningún otro".

Artículos relacionados

Consumo

  • 11,3 l/100km
  • 257 g/km

911 Turbo S Cabriolet

Fuel consumption/Emissions*
Fuel consumption* combined 11,3 l/100km
CO2 emissions* combined 257 g/km