Gran estabilidad incluso en mojado

La octava generación del Porsche 911 no sólo es más potente que su predecesora, sino también más confortable y segura. Con el modo Porsche Wet, una primicia mundial incorporada en exclusiva en el 911, este deportivo ofrece un comportamiento aún mejor en carreteras mojadas.

El innovador sistema de asistencia incluye una función para detectar si el asfalto está lo suficientemente húmedo y, en ese caso, adaptar los ajustes del vehículo para aumentar la estabilidad de marcha sobre esa superficie.

“El modo Wet se ha desarrollado para proporcionar ayuda al conductor en condiciones de asfalto mojado. Con él no se restringe la potencia del motor ni se limita la velocidad máxima y, por tanto, no debe utilizarse como un seguro para conducir muy rápido en esas circunstancias. Pero sí puede considerarse como un sistema de ayuda en el sentido más auténtico”, comenta August Achleitner, que ha sido responsable de la gama 911 durante muchos años.

Cómo funciona el modo Porsche Wet

El modo Porsche Wet puede detectar automáticamente una carretera húmeda y alertar al conductor del riesgo de aquaplaning. Para ello, unos sensores acústicos situados en las aletas delanteras detectan si se genera espray de agua en la zona. Ahí está la gran diferencia con los sensores de lluvia para los limpiaparabrisas, que sólo reaccionan de forma óptica con las gotas que caen sobre el cristal independientemente de las condiciones del asfalto. Sin embargo, el agua puede seguir estando en la calzada cuando ha pasado el chaparrón.

Si el sistema detecta una superficie húmeda, el funcionamiento de los sistemas Porsche Stability Management (PSM) y Porsche Traction Management (PTM) se pone sobre aviso para intervenir. En esas circunstancias, ambos actúan más pronto y de manera más sensible de lo habitual. Además, aparece una alerta en la parte derecha del cuadro de instrumentos, a continuación del cuentarrevoluciones. De esa manera se informa al conductor de que se ha detectado humedad y le recomienda que cambie manualmente al modo Wet. Esta función se puede activar tanto con la nueva fila de botones que hay por encima de la consola central o, en el caso de disponer del paquete Sport Chrono opcional, también por medio del conmutador de modos integrado en el volante.

Porsche Wet Mode, 2019, Porsche AG
En mojado, se avisa al conductor para que cambia a modo Wet


Si está activado el modo Wet, el PSM, el PTM, la aerodinámica activa, el Porsche Torque Vectoring (PTV) Plus opcional y la respuesta del propulsor se adaptan en conjunto para garantizar la máxima estabilidad de marcha. A partir de 90 km/h, el spoiler trasero variable se despliega hasta la posición de carga aerodinámica superior, los flaps para el aire de refrigeración se abren, las características del pedal del acelerador se hacen más planas y no se permite la desconexión del PSM ni la activación del modo Sport. La entrega del par motor es más suave y la estrategia de cambio de la nueva transmisión PDK de ocho velocidades se adapta automáticamente a esa forma de funcionamiento. En el 911 Carrera 4S de tracción integral, se transfiere más potencia al eje delantero que en el modo normal para reforzar el efecto de estabilización. La reducción de las relaciones de bloqueo en el diferencial trasero autoblocante controlado electrónicamente también forma parte de la puesta a punto del 911 para condiciones de mojado.

El conductor nota claramente el efecto: el 911 ofrece un comportamiento más noble, mientras que las precisas intervenciones de los sistemas de asistencia son verdaderamente efectivas en los cambios de dirección repentinos, en la solicitud de potencia inmediata o en los cambios de superficie con diferentes coeficientes de fricción. Pero el copiloto electrónico no sólo ofrece ventajas en mojado. El modo Wet también se puede activar manualmente para incrementar la estabilidad en carreteras cubiertas de nieve y, por tanto, con un agarre reducido.

Más rápido que el modelo anterior

La octava generación del 911 fue presentada en Los Ángeles a finales de noviembre de 2018. El motor bóxer turbo de seis cilindros de los 911 Carrera S y 911 Carrera 4S alcanza ahora una potencia de 450 caballos (331 kW ; 911 Carrera S: Consumo combinado de combustible 8,9 l/100 km; Emisiones combinadas de CO2 205 g/km; 911 Carrera 4S: Consumo combinado de combustible 9,0 l/100 km; Emisiones combinadas de CO2 206 g/km). Eso supone un incremento de 30 CV (22 kW) en comparación con el modelo anterior. Ambos 911 quedan por debajo de la barrera de los cuatro segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h: el Coupé de tracción trasera necesita 3,7 segundos, mientras que al 911 Carrera 4S de cuatro ruedas motrices le basta con 3,6 segundos. Estas cifras significan que los dos coches son 0,4 segundos más rápidos que sus respectivos antecesores. El modo Porsche Wet forma parte del equipamiento de serie de todas las versiones. Los precios finales en España para la gama 911 son:

911 Carrera S: 138.105 euros.
911 Carrera 4S Cabriolet: 147.065 euros.
911 Carrera S Cabriolet: 154.395 euros.
911 Carrera 4S Cabriolet: 163.355 euros.

Artículos similares

Consumo

  • 9,1 l/100km
  • 208 g/km

911 Carrera S Cabriolet

Fuel consumption/Emmissions*
Fuel consumption* combined 9,1 l/100km
CO2 emmissions* combined 208 g/km
  • 9,0 l/100km
  • 206 g/km

911 Carrera 4S

Fuel consumption/Emmissions*
Fuel consumption* combined 9,0 l/100km
CO2 emmissions* combined 206 g/km