Reunión con las leyendas de competición de Porsche

El Museo Porsche en el Solitude Revival 2019: allí se reunieron coches de carreras emblemáticos como el 917 KH Gulf, el 550 Spyder o el 804 de Fórmula 1, junto a pilotos como Hans Herrmann, Hans-Joachim Stuck o André Lotterer.

Stéphane Ortelli estaba radiante todo el tiempo. Cuando vio el Porsche 917 KH con los colores de Gulf, fue amor a primera vista. "Un coche fantástico y un recorrido fantástico", comenta el ganador de Le Mans en 1998. Ese recorrido son los 11,7 km del circuito Solitude, que a diario es una carretera abierta. Enclavado en el corazón del bosque, entre Stuttgart y Leonberg, se usó como circuito hasta 1965 y, desde 2011, se cierra al tráfico un fin de semana cada dos años para el Solitude Revival.

“Para nosotros, tomar parte en este festival es una obligación y un honor”. Achim Stejskal

Y Porsche siempre está allí. "Para nosotros, participar en este evento es una obligación y un honor", comenta Achim Stejskal, Director del Museo Porsche y del departamento de Relaciones Externas para Históricos. Después de todo, muchos nombres y coches legendarios en la historia de Porsche están entre los ganadores de Solitude: el 550 Spyder y el 718 RS 60 Spyder, el 718 Fórmula 2 y el 804 Fórmula 1. "También quiero rendir homenaje a los organizadores voluntarios que, una vez más, han creado un festival de coches de competición de primera categoría", añade Stejskal.

Todo lo que tenga dos, tres o cuatro ruedas es bienvenido aquí, desde los históricos hasta los clásicos modernos, aunque los coches de carreras son los más apreciados. Expuestos en varias categorías, entran en pista como parte de una serie de demostraciones. El Museo Porsche ha traído el 356 B 2000 GS Carrera GTL Abarth e incluso el 917 KH Gulf. Este último clásico es especialmente cautivador para Stéphane Ortelli, ganador de Le Mans con el 911 GT1. "Su sonido, su aceleración, la brillantez con la que funciona todo, es impresionante", comenta el francés. Se le invita a dar unas vueltas por la pista con este legendario modelo y parece que el tiempo no ha pasado. Comparte el cockpit con Marc Lieb, ganador absoluto de Le Mans en 2016 y campeón del mundo de resistencia con el 919 Hybrid. "Siempre me sorprende lo fácil que es conducir el 917", subraya el ingeniero de Porsche.

Ted Gushue, Stéphane Ortelli (i - d), Solitude Revival, 2019, Porsche AG
Stéphane Ortelli (derecha) y Ted Gushue en el Solitude Revival 2019

Al igual que Stéphane Ortelli, también siente un gran respeto por los pilotos que condujeron en su día esta leyenda. Hans Herrmann, por ejemplo, que ganó Le Mans en 1970 con el 917 K, y revivió sus recuerdos en el Solitude Revival. No fueron solo generaciones de coches de carreras lo que acudió a este festival, también generaciones de pilotos: leyendas de los años 50 y 60 como Hans Herrmann, Eberhard Mahle y Herbert Linge; ganadores de los años 70 y 80 como Walter Röhrl y Hans-Joachim Stuck; y pilotos más jóvenes como Stéphane Ortelli, Marc Lieb, Neel Jani y André Lotterer. Y con ellos, Hans Mezger, antiguo jefe del departamento de Competición de Porsche y también el responsable de los motores atmosféricos y turbo del 917. Además, llevan su firma el motor de 6 cilindros del 911 y el 8 cilindros del 804 de Fórmula 1. "No ganamos la Fórmula 1 con el 804", dice con una sonrisa traviesa, mientras ese monoplaza completa sus vueltas de demostración. "Pero ganamos con el TAG Turbo instalado en el McLaren".

“Te transmite un sensación maravillosa de aquella época y de nuestra historia en competición". André Lotterer

Hay un gran entusiasmo por los coches de carreras clásicos durante todo el fin de semana. "Esta es la primera vez que vengo al Solitude Revival y también mi primera vez con el 718 de Fórmula 2", comenta André Lotterer, que correrá para Porsche en la Fórmula E e la próxima temporada. "Te transmite una sensación maravillosa de esa época y de los orígenes de nuestra historia en competición. El Fórmula 2 va de maravilla, es emocionante acercarte al límite". No es el único que preferiría no tener que bajarse de este fórmula con el motor de cuatro cilindros con distribución por eje vertical. "Me he enamorado de este coche", suspira Hans-Joachim Stuck. "Y todo Solitude es fantástico, las zonas rápidas, las lentas, las rampas y las pendientes. Me habría encantado ser uno de los pilotos de aquella época".

André Lotterer, Solitude Revival, 2019, Porsche AG
André Lotterer condujo por primera vez el 718 de Fórmula 2 en el Solitude Revival

El ambiente en este festival es único. La emoción generada por los cerca de 12.000 espectadores, al ver más de 430 coches históricos, puede incluso acercarse a la energía de las carreras de Solitude celebradas antes de 1965, cuando el número de espectadores podía superar los 400.000. No hay barreras entre los coches de carreras, los pilotos y el público. Cuando se anuncia a través de los altavoces la invitación a la carpa Porsche para la sesión de firmas, la cola llega a unos 20 metros en pocos minutos. Y hay un número igual de aficionados masculinos y femeninos.

"Esta es mi primera visita al Solitude Revival", comenta mientras firma los programas Neel Jani, que correrá en Fórmula E junto con André Lotterer como piloto de Porsche. "Proporciona un valor añadido para todos los entusiastas del automóvil. Muchos de estos coches solo los conozco por fotos y películas en blanco y negro. Verlos, oírlos y experimentarlos aquí y ahora, en vivo, es realmente único". A Walter Röhrl le invaden vívidos recuerdos: cómo su padre participó por primera vez en la carrera de Solitude, en 1954, y cómo, con siete años, se sentaba en las balas de paja junto a la pista y veía los coches de carreras pasar veloz y peligrosamente cerca. "Después, cuando vi eso desde el interior de un coche de carreras, pensé, ¿están locos?".

Una de las personas que vio las balas de paja desde el asiento del conductor en aquel momento fue Eberhard Mahle, que disputó el Rallye de Solitude por primera vez en 1954 y ganó su categoría. Precisamente hace 60 años, consiguió un éxito excepcional: Mahle corrió en tres categorías en Solitude, ganó dos y obtuvo el tercer lugar en la otra. Cuenta: "Solitude era un circuito de pilotos, incluso era posible ganar con un coche inferior, sólo por ser mejor". Y añade, con una sonrisa: " Hasta hoy, sigo siendo el mejor conduciendo coches ".

Eberhard Mahle, Hans Herrmann y Hans Mezger se encuentran entre los miembros honorarios de Solitude Revival, que acoge la bienal de automovilismo, al igual que su antiguo colega y antiguo piloto de Porsche, Herbert Linge. Incluso a sus 90 años, el fundador del equipo de seguridad en pista de la ONS no puede resistirse a venir al circuito donde ganó su categoría en 1963, junto con muchos otros éxitos internacionales. La Herbert Linge Special Run se inicia en su honor en la noche de ambos días; el zumbido de los motores y el rugido de la multitud son una ovación especialmente dedicada a él. Stéphane Ortelli también vuelve a pisar el pedal, sonriente.

Artículos similares

Un circuito olvidado
Historia

Un circuito olvidado

El 8 de julio de1962, Dan Gurney logró para Porsche su victoria en un Fórmula 1, en el temible circuito de Rouen-les-Essart, ahora casi olvidado.

Único en su especie
Historia

Único en su especie

Este 911 es una rareza por algunos detalles como su motor, su alerón o su año de fabricación. Un modelo peculiar que ha tenido dueños ilustres desde 1974.

Consumo

  • 8,9 l/100km
  • 204 g/km

Macan S

Fuel consumption/Emmissions*
Fuel consumption* combined 8,9 l/100km
CO2 emmissions* combined 204 g/km