La vuelta al mundo en 11 curvas: el circuito de Porsche en Leipzig

La extraordinaria pista de las instalaciones de la planta Porsche en Leipzig tiene un trazado que recrea algunas de las curvas más famosas del mundo del automovilismo.

Un viaje alrededor del mundo, desde Brasil a Estados Unidos y Japón, para luego regresar a Alemania: el circuito de Porsche en su planta de Leipzig es un paraíso único, certificado por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), donde los clientes también pueden poner a prueba sus habilidades de conducción.

El circuito fue diseñado por Hermann Tilke, buen piloto de carreras, activo durante varias décadas, y convertido hoy en ingeniero líder en el diseño de circuitos. Hasta la fecha, ha construido con su empresa 75 pistas en todo el mundo, incluidos varios circuitos de Fórmula 1, entre ellos los de Bahréin, Shanghái y Sochi. En colaboración con Porsche, Tilke combinó 11 de las secciones más exigentes de pistas de siete países para convertirlas en un circuito único, en Leipzig. A continuación, el propio diseñador nos explica cada una de las curvas:

La primera curva, después de la recta de salida, es una curva tomada de un circuito de Estados Unidos. La ‘Sunset Bend’ original se encuentra en la pista de Sebring (Florida, Estados Unidos). Es un viraje a la derecha, rápido y donde se alcanzan fuerzas G altas. “Tienes que atacar la entrada de la curva en el momento preciso y luego mantener presionado el acelerador para que puedas avanzar rápidamente a lo largo de la trazada óptima”, dice Tilke. Al salir de la curva, a unos 170 kilómetros por hora, el piloto llega a la recta más larga de la pista.

Loews Hairpin es una horquilla a derechas con una ligera inclinación, conocida en todo el mundo por el circuito urbano de Montecarlo, en el Principado de Mónaco. “Esta curva es famosa porque exige un ángulo de dirección muy cerrado. Sin embargo, antes de llegar a ella, el piloto tiene que pisar con fuerza el freno, cambiar de marcha suavemente y luego dirigirse limpiamente hacia el vértice”, comenta Tilke.

Está basada en una curva de Río de Janeiro (Brasil). Aunque la “Curva de la Victoria” original ya no existe, este giro a la izquierda, con una pendiente apenas perceptible, ha sido recreado en el trazado de Porsche en Leipzig. Tilke nos habla así de ella: “A medida que avanzas por la curva, pasas del sobreviraje al subviraje, que es lo que la hace ser tan emocionante”. Antes de llegar la curva, Tilke recomienda frenar suavemente para reducir la velocidad del vehículo y luego girar con precisión, pero teniendo cuidado de no provocar un subviraje. “¡Y no pises el pedal del acelerador demasiado pronto!”.

Esta curva en forma de S (chicane), que pasa de derecha a izquierda, es el tormento al que se enfrentan los pilotos en el circuito de Nürburgring (Alemania). Al acercarse a la réplica construida en el circuito de Leipzig, los conductores ponen a prueba la confianza que tienen en sí mismos, en su propia capacidad: la habilidad del piloto influye de forma determinante en la velocidad, en el uso de los bordillos y en la forma en que se afronta la entrada. Hermann Tilke recomienda tomar la Mobil 1 S de la siguiente manera: “Cruza esta sección de forma bastante brutal, súbete por los bordillos y acelera con relativa firmeza para que puedas sentir el vehículo correctamente”.

Pertenece al Autodromo Nazionale di Monza (Italia), donde se celebra uno de los más reconocidos grandes premios de Fórmula 1, y requiere de mucho coraje para hacerla correctamente. En esta curva, extremadamente larga, el conductor puede ir más rápido de lo que le parece debido a la pendiente apenas perceptible hacia el interior de la misma. Para trazarla correctamente, Tilke recomienda: “Mirar hacia adelante es absolutamente crucial aquí. Cuando entras en la curva tienes que enfocar la vista hacia el final de ella para que no salgas demasiado rápido”.

La espectacular combinación derecha-izquierda-derecha, conocida como el Corkscrew (“Sacacorchos”), está basada en la legendaria y original curva del trazado de Laguna Seca (California, Estados Unidos). El fuerte desnivel del 12 por ciento hace que sea imposible mirar hacia adelante en esta curva. “Vas conduciendo hacia el cielo y sin ver hacia dónde tienes que girar cuando empiezas a descender serpenteando a lo largo de la empinada cuesta; si la haces correctamente, puedes estar muy satisfecho contigo mismo”, dice Tilke sobre esta inolvidable experiencia de conducción.

La Parabólica es una curva de 180 grados que ha sido calcada del circuito de Monza. Puedes conducir a través de ella con un ángulo de dirección casi constante, pero exige mucho, tanto del automóvil como del piloto. “Esta curva nunca termina; una vez que entras, parece que nunca saldrás por el otro lado”, dice Tilke. Los conductores deben estar preparados para superar altas velocidades en curva y una fuerte aceleración lateral.

Este viraje del circuito de Leipzig reproduce una sección desafiante del Suzuka International Racing Course, en Japón. Lo que nos dice el experto acerca de esta chicane es lo siguiente: “Es una curva hecha para pilotos con mucha técnica, para gente que pueda concentrarse bien. Tienes que conducir con mucha delicadeza y deslizarte a lo largo de toda la chicane de una manera muy limpia”. Encontrar la línea buena es crucial para esta combinación de izquierda a derecha. “Si entras con mucha agresividad puedes perder bastante tiempo”. Entonces, elige el punto de frenado correcto y evita el sobreviraje.

El pronunciado peralte del carrusel de Nürburgring, conocido como el “Carraciola-Karussell”, es otra de las curvas que ofrece el circuito de Leipzig. Una profunda concentración es la única defensa de los pilotos contra la exagerada pendiente de esta horquilla de 180 grados, con su peralte de 33 grados. “Tienes que encontrar el punto de entrada correcto; solo así podrás pasar bien esta curva realmente inclinada", dice Tilke. Elegir la línea y la velocidad correctas es importante al salir de la curva. La fuerza G en el tercio final es impactante. Si vas demasiado rápido en este punto, no tienes ninguna posibilidad.

La famosa Parada del Autobús del circuito de Spa-Francorchamps, en Bélgica. La ceñida combinación izquierda-derecha-izquierda exige mucho coraje y perfección. Para dominar su trazado, los conductores deben permanecer completamente rectos, luego girar el coche y acelerar con fuerza a la salida de la curva.

La combinación de derecha a izquierda en la curva Suntory Corner se encuentra originalmente en el circuito Fuji Speedway, en Shizuoka (Japón). Después de frenar fuertemente y de bajar marchas, esta curva requiere hacer el cambio de carga de manera sensible. Sólo así el vehículo puede salir correctamente de ese viraje de enorme radio para ir directamente a la siguiente curva, que es extremadamente cerrada.

Artículos relacionados

Un circuito olvidado
Historia

Un circuito olvidado

El 8 de julio de1962, Dan Gurney logró para Porsche su victoria en un Fórmula 1, en el temible circuito de Rouen-les-Essart, ahora casi olvidado.

Consumo

  • 8,9 l/100km
  • 204 g/km

Macan S

Fuel consumption/Emissions*
Fuel consumption* combined 8,9 l/100km
CO2 emissions* combined 204 g/km