La electromovilidad como una oportunidad

Porsche está desarrollando activamente el futuro de la electromovilidad. Hacia dónde nos lleva este viaje y qué desafíos nos esperan son temas que se tratan en esta entrevista con Otmar Bitsche, Director de Desarrollos de Eléctricos, Electrónicos y Electromovilidad en Porsche, y Michael Kiefer, Director de Sistemas de Alta Tensión en Porsche Engineering.

A los fabricantes de automóviles nunca les ha preocupado la cuestión del suministro de carburante para sus motores de combustión; simplemente lo dejaban a las compañías petrolíferas ¿Por qué ha decidido Porsche Engineering desarrollar su propia estación de carga para coches eléctricos?

Michael Kiefer (M.K.)— Con la transición de motores de combustión a unidades eléctricas, tengo que llevar a mis clientes en un viaje hacia el mundo eléctrico. En nuestra marca, el cien por cien de nuestros clientes están acostumbrados a  motores de combustión. Así que me enfrento al dilema del huevo y la gallina: sin red de carga, no hay vehículos eléctricos. Y si no hay vehículos eléctricos, nadie invertirá en una red de carga. Así que solo puedes vender coches eléctricos si le das a los clientes la seguridad de saber que hay disponible una red de carga. Por lo tanto, Porsche por sí misma está avanzando y desarrollando activamente la expansión de una infraestructura de carga.

¿Cómo están haciendo eso?

M.K.— En primer lugar, estamos proporcionado al mercado una solución eficiente mientras que, al mismo tiempo, el Grupo Volkswagen participa en la empresa conjunta “Ionity” para la expansión de un red de carga rápida a lo largo de las autopistas europeas. Indudablemente, los inversores se subirán al tren de las estaciones de carga y verán líneas de negocio con las que obtener beneficios. Pero, para hacer posible este modelo de negocio, necesitamos un arranque de iniciativas como la nuestra, que haga viable desde el principio el concepto general.

Michael Kiefer, Director of High-Voltage Systems at Porsche Engineering, 2018, Porsche AG
Michael Kiefer: "Con la infraestructura de carga, el cliente solamente necesita una sola tarjeta".

¿Cómo es de importante un sistema de carga fácil de usar?

Otmar Bitsche (O.B.)— Muy importante. El sistema actual, con complicados sistemas de pago y precios de la energía extremadamente variables, es un obstáculo real para la aceptación de la electromovilidad.

M.K.— Alguien que quiera conducir hoy de Múnich a Hamburgo en un coche eléctrico necesita varias tarjetas para identificarse en las estaciones de carga. Porsche eliminará esté galimatías de identificación para sus clientes mediante contratos con todos los operadores de las estaciones de carga, de forma que los clientes solo necesitarán una tarjeta que se aceptará en cualquier parte. También podrán contar con un precio de la electricidad garantizado, que se aplicará en todo el país. Los clientes del servicio de carga de Porsche solo recibirán una factura transparente de Porsche.

¿Qué distingue a la estación de carga de Porsche Engineering de otras?

M.K.— Hemos abordado la cuestión de la estación de carga desde el punto de vista de los clientes que tienen que manejarlas, pero también desde la perspectiva de los operadores que deben construirlas. Para ambos, el mercado ofrece pocas soluciones óptimas. Su manejo es generalmente complicado o existen dificultades con las funciones de mantenimiento, reparación y diagnosis para esas estaciones. Así que hemos prestado una gran atención a la cuestión de la facilidad de uso. Nuestras estaciones de carga incluso tienen una imagen diferente a las que predominantemente se pueden ver hoy. Ayudan al cliente mediante un diseño que guía el cable limpiamente. También hemos diseñado un sistema global para la menor pérdida de potencia. Los beneficios en términos de coste de funcionamiento para el potencial operador de esta estación implican el ahorro de mucho dinero.

Michael Kiefer, Director of High-Voltage Systems at Porsche Engineering, Otmar Bitsche, Director de Desarrollos Eléctricos, Electrónicos y Electromovilidad en Porsche, 2018, Porsche AG
Michael Kiefer y Otmar Bitsche hacen realidad la electromovilidad en su vida diaria.

¿Se puede construir la estación de carga Porsche en cualquier ubicación?

M.K.— Tenemos diferentes variantes: la estación de carga y la ChargeBox. La estación está diseñada para ubicaciones con más espacio disponible, en las que se espera un gran volumen de carga, 24 horas al día y siete días a la semana. Sin embargo, una estación de carga más pequeña es posible para ciudad, así como para una zona residencial, por ejemplo. Para los lugares con grandes restricciones de espacio está nuestra segunda variante, la ChargeBox, con una batería integrada. Se puede conectar a la red normal de baja tensión y permite una recarga rápida a pesar de sus dimensiones reducidas.

¿La carga rápida será siempre el objetivo de Porsche?

M.K.— Sí. Nuestra potencia empieza hoy con 150 kW y se ampliará hasta 350 kW. En un desarrollo posterior, podrá ser incluso más que eso. Creemos que todo lo que instalaremos en el futuro se llevará a cabo en ese rango de potencia. En el espacio público, nadie quiere puestos de carga lenta porque el proceso tardaría demasiado.

Las estaciones de Porsche hacen posible una carga rápida con corriente continua de 800 V ¿Se pueden usar en todos los coches eléctricos que hay actualmente en el mercado? ¿Qué requisitos deben tener para una carga rápida?

O.B.— La mayoría de los coche eléctricos de hoy se cargan con 50 kW, no más.

M.K.— Así que los futuros puntos de carga podrán discriminarlos fácilmente. Esto significa que todas las estaciones de carga rápida, incluso las que ofrezcan 350 kW, serán capaces de cargar todos los coches eléctricos del mercado.

¿Está la carga inductiva en sus planes futuros?

O.B.— Desde el punto de vista del vehículo, absolutamente. Más adelante, tenemos previsto ofrecer carga inductiva también en el Mission E. Pero eso no permite una carga rápida. Sin embargo, con esa tecnología se puede recargar un vehículo en su propio aparcamiento durante la noche con muy pocas complicaciones. El dilema con la carga inductiva es simplemente que todavía no hay un estándar para su posicionamiento. Esto es un objetivo para un desarrollo conjunto con otros fabricantes.

M.K.— Actualmente, la falta de un estándar también es un obstáculo para los puntos de carga públicos. Hoy tendría que haber un punto de carga inductiva específico para cada fabricante, eso es un modelo absolutamente inconveniente para los operadores en estacionamientos públicos.

O.B.— La estandarización no es solo cuestión de la transmisión de potencia; toda la seguridad y todos los canales de comunicación también se tienen que estandarizar: la detección de objetos externos, la detección de seres vivos y la detección de objetos metálicos. El sistema completo de comunicación e incluso el posicionamiento del coche tiene que ser estandarizado.

Otmar Bitsche, Director de Desarrollos Eléctricos, 2018, Porsche AG
Otmar Bitsche: "Ofreceremos carga inductiva en el Mission E poco después del lanzamiento".

¿Cuándo llegará este estándar?

O.B.— Con todos sus elementos, no antes de 2020. Quizá podremos estandarizar la transmisión de potencia antes.

¿Qué tipo de motor será posible en los deportivos de Porsche, asíncrono, síncrono o de imanes permanentes? ¿Y por qué?

O.B.— Nuestra elección son los motores síncronos de imanes permanentes por tres razones: primero, una excelente relación entre potencia y peso, es decir, un peso bajo con una gran potencia, porque la excitación la proporcionan imanes permanentes. Segundo, un par muy alto. Tercero, es posible una potencia muy alta de forma sostenida.

¿Está Porsche comprometida con un concepto de dos motores, uno para cada eje?

O.B.— Actualmente estamos decididamente enfocados a la tecnología de tracción total, pero también son posibles otros conceptos.

Las baterías actuales de alta tensión, con la última tecnología de iones de litio, son el patrón oro. Actualmente ofrecen una densidad de energía de unos 180 vatios por kilogramo ¿Hay para el futuro conceptos de batería con una densidad de energía significativamente mayor?

O.B.— Esperamos un incremento en el contenido de energía de aproximadamente un cinco por ciento cada año. En este momento hay un poco de revuelo acerca de la tecnología de electrolito de estado sólido. Veremos cambios importantes ahí, los estamos siguiendo muy de cerca. La tecnología de iones de litio definitivamente tiene mucho más potencial mediante separadores cerámicos, mediante dióxido de silicio, mediante electrolitos, etc.

Toma CSS, 2018, Porsche AG
Los componentes de la toma CCS en el conector de tipo 2 utilizado como estándar en Europa.

¿La carga rápida daña a la batería?

O.B.— No cuando se realiza apropiadamente. Sin embargo, no es posible obtener el 100 % con una carga rápida. A medida que aumenta el nivel de carga, se debe reducir la potencia. En conjunto, podemos hacer una carga para 400 km en solo 20 minutos sin que la batería sufra. Esto hace que la experiencia de recarga sea muy cómoda para el conductor, porque el vehículo controla la carga de forma completamente automática.

M.K.— Desde el punto de vista del vehículo o de la infraestructura, ofreceremos a los usuarios nuestros sistemas como una solución rápida, flexible y eficiente.

Artículos similares

Pit stop eléctrico
Tecnología

Pit stop eléctrico

Porsche Egineering ha desarrollado un solución de carga rápida para cada situación: en un aparcamiento, en el supermercado o en una parada de la autopista.