Generación 930

“El antepasado de todos los Turbo fue una revolución técnica en la industria del automóvil. La primera variante, con 260 CV y una caja de cambios de cuatro velocidades, era todavía impredecible en la entrega de potencia, pero eso la convertía en un reto fantástico para los conductores expertos. El estilo visual del 930 también era un sueño: las aletas acampanadas en combinación con los rines Fuchs, sin mencionar el gran alerón trasero. En 1979, cumplí un sueño muy personal cuando, a los cuatro años del lanzamiento al mercado, compré mi propio primer 911 Turbo”.

Generación 965

“El sucesor tenía entonces todavía una cilindrada de 3.3 litros, como las últimas variantes del 930. Era extremadamente atractivo: las amplias aletas laterales con los faros altos y el poderoso alerón trasero. Al igual que el 964, este nuevo modelo también ofrecía una seguridad de conducción significativamente mejorada, con sistema de frenos ABS y dirección asistida. Sin embargo, los motores de las primeras variantes estaban un poco anticuados. No fue un gran paso adelante en términos de dinámica longitudinal en comparación con los predecesores, por lo que las primeras unidades se encuentran entre las menos populares hoy en día. Luego, eso cambió radicalmente con el Turbo 3.6. Con un motor de diseño completamente nuevo y una potencia de 360 CV, aún hoy sigue siendo un auto de ensueño”.

Generación 993

“El siguiente gran paso adelante: tracción a las cuatro ruedas. Creo que, de alguna manera, jugué un papel nada despreciable en esto después de decir que un auto sin tracción total era una solución provisional. Al principio, durante el desarrollo, dije que no era posible hacer un auto con 408 CV sin tracción a las cuatro ruedas. Después de muchas pruebas, nos decidimos por el nuevo embrague viscoso con distribución de potencia variable hacia adelante, en lugar del viejo principio con distribución fija. Especialmente en combinación con el nuevo eje trasero Weissach y la progresiva entrega de potencia del motor biturbo, el 993 Turbo es simplemente fantástico de conducir y difícilmente puede ser superado cuando se trata de dinámica de conducción”.

Generación 996

“El siguiente hito llegó con la nueva generación: la refrigeración por agua. El auto era técnicamente excepcional. Incluso estaban disponibles los frenos cerámicos de carbono (PCCB) de los Porsche de carreras. El 996 era, con diferencia, el mejor Turbo hasta ese momento, pero su aspecto no fue muy popular, mucha gente se quejaba de los faros ‘huevo frito’. Eso es completamente injustificado en mi opinión. Para mí, el 996 Turbo es tal vez el auto que aconsejaría un experto, especialmente desde la perspectiva actual: sigue siendo un deportivo muy rápido y completamente adecuado para la conducción diaria a un precio razonable, aunque personalmente preferiría que tuviera caja de cambios manual. La caja automática Tiptronic, que fue introducida por primera vez en un Turbo con el 996, le quitaba mucha emoción a los 420 CV del motor”.

Generación 997

“La generación 997 representó sobre todo un paso adelante en términos de estilo visual. Incluso hoy en día, el auto apenas ha envejecido y sigue encarnando la estética de un Porsche moderno. En el aspecto técnico, el entonces mágico límite de 500 CV fue alcanzado con el 997.2 Turbo y fue introducida por primera vez la caja de cambios de doble embrague PDK, lo que dio como resultado un vehículo maravilloso. Incluso hoy en día todavía no encuentro nada negativo que decir de él, y siempre disfruto cuando me siento al volante de un 997 Turbo. Hay un magnífico tacto ‘analógico’ en el ajuste de la dirección, la suspensión y los frenos”.

Generación 991

“Las aletas aún más anchas son casi una reminiscencia de las del Turbo original. Y también está la refinada distribución de la potencia con la tracción a las cuatro ruedas, la introducción del eje trasero direccional y, naturalmente, la potencia aún mayor. El 991 Turbo establece un estándar tan alto en términos de dinámica de conducción que es difícil creer que sea posible mejorarlo en algo. La respuesta, el equilibrio y la potencia desenfrenada de los motores... es sencillamente increíble”.

Generación 992

“Seré muy honesto: no podía imaginar cómo sería posible mejorar aún más la experiencia ofrecida por la generación anterior. Pero cuando conduzco el 992 Turbo hoy en Hockenheim, es absolutamente increíble. Ha mejorado una vez más en tantas variables que me deja casi sin palabras. El 992 Turbo puede ser conducido al nivel de un superdeportivo, pero puedes poner a cualquiera al volante sin miedo. No hay ni sobreviraje ni subviraje. Es increíblemente rápido. Me quito el sombrero ante el departamento de desarrollo, porque las muchas cualidades de este vehículo eran simplemente inconcebibles hace unos años”.


 

Artículos relacionados

Recuerdos de Christian Geistdörfer
Historia

Recuerdos de Christian Geistdörfer

Un entretenido viaje a través del tiempo y por el Tirol italiano, con Christian Geistdörfer, bicampeón mundial de rallyes junto a Walter Röhrl, y un Porsche 911 Carrera 3.2.

Juego de niños
Historia

Juego de niños

Una firma todavía sin ímpetu y una mirada sesuda, como la de tantos adolescentes. Si la fotografía fuese una película, Ferry Porsche aparecería saltando de alegría.