Este cambio significa que algunos vehículos viajarán hacia China a través de ‘Nueva Ruta de la Seda’, con lo cual los clientes recibirán sus autos hasta tres semanas más rápido que antes.

En 2018 las entregas en China representaron 31 por ciento del total mundial de Porsche, lo que mantiene al gigante asiático en el primer lugar por volumen de ventas del fabricante de autos deportivos. En la actualiad, alrededor de 80,000 vehículos Porsche viajan cada año por mar a Guangzhou, Shanghai o Tianjin, cubriendo una distancia de más de 10.000 millas náuticas, o alrededor de 18.500 kilómetros. El transporte marítimo desde la fábrica hasta los Porsche Center de China tarda unos 50 días. De ahora en adelante, 11 por ciento de los Porsche nuevos serán transportados a través del recién inaugurado enlace ferroviario hacia suroriente de China. La ruta por tierra de Europa a China es llamada Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda. La distancia en tren es de unos 11.000 kilómetros. El recorrido inicia en Alemania y atraviesa Polonia, Bielorrusia, Rusia y Kazajstán hasta llegar Chongqing, una metrópolis en el suroriente de China. A partir de ahí, los nuevos vehículos serán entregados a los concesionarios regionales.

Pruebas exitosas

El transporte de los deportivos de Stuttgart por la ‘Nueva Ruta de la Seda’ comienza después de varias pruebas exitosas. “Nuestros clientes en el suroriente de China recibirán sus nuevos vehículos mucho más rápido”, dijo Oliver Bronder, Vicepresidente de Logística y Control de Producción de Porsche. “La ruta ferroviaria de 20 días acorta el período requerido para la logística del vehículo hasta tres semanas, a pesar de los diferentes cambios de carrileras y las múltiples transferencias de contenedores”.

Artículos relacionados

Porsche logró un sólido nivel de entregas en 2020
Compañía

Porsche logró un sólido nivel de entregas en 2020

Porsche entregó 272 162 vehículos nuevos en todo el mundo el año pasado, sólo tres por ciento por debajo del récord de 2019. Es resultado se debió en gran medida al fuerte posicionamiento global que goza el fabricante de autos deportivos de Stuttgart.